Las familias de los presos de ETA


En lo que hace a un eventual acercamiento de presos de ETA, Pablo Casado -esa lumbrera de la babosería oportunista, al que todo le vale- afirma que no le «dan ninguna pena las familias de los asesinos». Qué fino bisturí, y qué hondo acercamiento al sufrimiento humano. A mí, en cambio, me da mucha pena la familia de Casado. Tanto que, por higiene, me gustaría que reclamasen su derecho a vivir lejos de semejante miserable.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.